Se actualizan de las reglas del juego para llevar a cabo la llamada “prescripción” enfermera

Real Decreto 1302/2018, que modifica el Real Decreto 954/2015 sobre indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios por parte de enfermeros

Verónica Carías

Capsulas Nº196

Antecedentes

El 24 octubre de 2015 entró en vigor el Real Decreto 254/2015, por el que se regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de enfermeros. Tres años más tarde, el pasado 24 de octubre, entró en vigor el Real Decreto 1302/2018, de 22 de octubre, por el que se modificó la norma de 2015, con el objetivo de intentar solucionar ciertas dificultades surgidas en la aplicación dicho Real Decreto.

Principales novedades

Las principales modificaciones a la llamada “prescripción” enfermera son las siguientes:

1) Acreditación: Como es sabido, para que los enfermeros puedan llevar a cabo las actividades de indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios es necesario que éstos hayan sido previamente acreditados. La nueva regulación establece que tanto el procedimiento de acreditación como el otorgamiento de la misma pasan a ser competencia de las comunidades autónomas. Asimismo, se suavizan los requisitos para obtener la acreditación. Para obtener dicha acreditación, el texto original del Real Decreto 954/2015, exigía ostentar un título de Graduado en Enfermería y haber superado un programa formativo. Tras la modificación, se permiten más titulaciones, tales como Diplomado en Enfermería o Ayudante Técnico Sanitario y el interesado puede optar entre superar un curso de acreditación o probar que dispone de una experiencia profesional mínima de un año. Adicionalmente, la nueva norma contempla que los Protocolos y Guías de Práctica Clínica y Asistencial podrán prever excepcionalmente que los enfermeros deban complementar su formación cuando los avances científicos y la complejidad de ciertos medicamentos lo puedan requerir.

2) Protocolos y Guías: Se establece un plazo máximo para la aprobación y validación de los Protocolos y Guías de Práctica Clínica y Asistencial que finalizará el 24 de octubre de 2020. Hasta entonces, se prevé que la normativa autonómica que exista sobre esta materia podrá seguir aplicándose. Los Protocolos y Guías deben ser elaborados por la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (con participación de los consejos de colegios oficiales de médicos y enfermeros, entre otros) y validados por la Dirección General de Salud Pública Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad.

3) Menor intervención de los prescriptores: La anterior regulación establecía que para que los enfermeros pudieran indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos de prescripción, era necesario que un médico hubiese previamente determinado el diagnóstico, la prescripción y el protocolo o guía de práctica médica a seguir. La nueva regulación elimina este requisito. A partir de ahora, los Protocolos y Guías de Práctica Clínica y Asistencial serán los que regularán la realización de estas actividades por parte de enfermeros, estableciendo los supuestos específicos en los que se requerirá una validación médica previa.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR